Pollo en Salsa

La odioNo me gustaPsé... está bien¡Vaya pinta!¡Me encanta! (3,67/5)
Cargando…

La receta del pollo en salsa tradicional es una de las recetas de carne más tradicionales de nuestras cocinas. El pollo en salsa de la abuela, rico, a fuego lento y muy jugoso es uno de los mayores tesoros de mi recetario ¡Qué recuerdos!

Una de las ventajas es la simplicidad de los ingredientes, todos muy comunes en la despensa. Pollo, vino, cebolla y poco más es todo lo que vas a necesitar para hacer una receta de categoría.

Estos muslos de pollo en salsa fácil quedan muy jugosos. Un acompañamiento perfecto para ellos es un buen arroz, un cuscús o unas patatas fritas. A veces lo pongo con las patatas hechas en el microondas porque en 10 minutos están listas, se hacen prácticamente solas y puedo calcular el tiempo para tener toda la comida terminada a la vez.

Tienes otras recetas de pollo en salsa como estas pechugas de pollo en salsa de cerveza o el pollo en salsa de almendras.

¡Vamos a la cocina!

Ingredientes para Pollo en Salsa

Para 4 Personas

  • 1 Kg de Pollo Troceado (Lo mío son muslos)
  • 50 ml. de Aceite de Oliva VE
  • 250 ml. de Vino Blanco
  • 1 Rebanada de Pan
  • 2 Dientes de Ajo
  • Caldo de Pollo
  • 1 Cebolla
  • Pimienta
  • Sal

Puedes ver este vídeo en YouTube y suscribirte para no perderte nada.

Cómo quitarle la piel al pollo

Me gusta hacer el pollo en salsa tradicional con el pollo sin piel. Es cuestión de gustos, pero siempre lo hago de esta forma y es la que quiero recomendarte, sale riquísimo.

Para quitar la piel a los muslos de pollo los cojo por el extremo más gordito y voy tirando con las manos hasta el extremo, la parte del hueso. Cuando lo tengo así, lo paso por encima y corto con ayuda de las tijeras. En un periquete los tendrás listos. (Mira el vídeo si tienes dudas, está al principio).

Pollo en Salsa sin piel

Cómo hacer pollo en salsa tradicional. Preparación de la receta.

Una vez tengamos los muslos de pollo preparados los salpimentamos.

En una cacerola más bien anchita, cubrimos el fondo con aceite y doramos el pollo. No hace falta que se haga por dentro, solo es dorarlo por fuera. Cuando esté lo retiramos y reservaremos para más adelante.

Mientras, pelamos y picamos la cebolla y los dientes de ajo. Los llevaremos de nuevo a la cacerola que tenía los restos del aceite de freir el pollo. Debes tener la precaución de bajar el fuego para que no se te queme la cebolla, lo que queremos es que se poche y se ponga blandita.

Mientras se cocinan la cebolla y los ajos, verás que al moverlos se va despegando lo que haya podido “agarrarse” de freir el pollo en el fondo de la cacerola. Eso le va a dar un sabor increíble.

Cuando esté transparente le añadiremos una rebanada de pan y la machacaremos poco a poco para que se integre en el guiso. Si prefieres, puedes sustituirla por harina y dejar que se fría bien antes de continuar con la receta. El objetivo de este paso es darle espesor a la salsa, así después quedará más gordita y estará mucho más rica.

pollo en salsa cacerola

Cocción del guiso de pollo

Vamos a comenzar a hacer la salsa de la receta del pollo en salsa tradicional. Sobre la cebolla ponemos el pollo que teníamos reservado y le añadimos el vaso de vino blanco. Dejamos que cueza un par de minutos para asegurarnos que se evapora el alcohol.

A continuación se pone el caldo de pollo hasta casi cubrir toda la carne. En caso de no tener caldo de pollo puedes sustituirlo por agua y una pastilla de caldo.

Ponemos un poco más de sal y añades también una hojita de laurel para darle sabor.

Es muy importante dejarlo a fuego medio-bajo y taparlo. Cuando le pongas la tapa, deja un pequeño hueco para que pueda evaporarse un poquito la salsa del pollo.

Transcurridos 40 – 45 minutos tendrás el guiso de pollo en salsa fácil perfectamente hecho y listo para comerlo.

pollo en salsa plato

 

Consejos:

Si pones el pollo en salsa con patatas fritas vas a triunfar con esta receta.

Te cuento cómo hacer una salsa para el pollo: Puedes hacer la salsa (sin añadir el pollo) y luego usarla para acompañar unos filetes de pollo o de lomo a la plancha, por ejemplo. Si dejas la cebolla un poco más grande de tamaño enriquecerás cualquier carne que hagas.

Otras recetas que te gustan

Loading...

SUBIR