Rosquillas Fritas

La odioNo me gustaPsé... está bien¡Vaya pinta!¡Me encanta! (4,22/5)
Cargando…

La receta de las rosquillas fritas caseras es una de esas recetas dulces tradicionales que van pasando de generación en generación. Es la que ves desde siempre en casa de la abuela cuando llegan fechas señaladas como Semana Santa, Navidad o el día de Todos Los Santos.

Recetas de rosquillas hay muchas, muchas formas de hacer la masa y un montón de sabores diferentes. Las más habituales son las rosquillas de anís y las rosquillas de naranja. Aunque también están las de nata, las rosquillas al horno y un montón más.

La época del año donde más rosquillas se hacen es por el día de Todos los Santos o en cuanto se acerca la Semana Santa ¡Pero cualquier momento es bueno para disfrutarlas!

Otros dulces tradicionales son el arroz con leche, las natillas, los pestiños, los buñuelos de viento, las gachas dulces y un montón más que se te estarán viniendo a la cabeza.

Venga ¡Vamos a la cocina!

Ingredientes para Rosquillas Fritas

Para 4 Personas

  • 250 g. de Harina Normal
  • 60 ml. de Aceite de oliva Suave
  • 40 ml. de Anís Seco
  • 60 g. de Azúcar
  • 1/2 Sobre de Levadura (7 gramos)
  • 2 Huevos
  • Piel de Naranja y Limón
  • Aceite de Girasol
  • Azúcar para el exterior de las rosquillas

Puedes ver este vídeo en YouTube y suscribirte para no perderte nada.

Como Hacer Rosquillas Fritas

  1. Para preparar las rosquillas fritas tradicionales primero hay que aromatizar el aceite.
  2. En una sartén pones la cantidad de aceite de oliva que te marco en los ingredientes y le añades un trozo de piel de naranja y otro de limón. Intenta que tenga la menor parte blanca posible.
  3. Lo calientas y verás que en un par de minutos las pieles están tostadas. Lo retiras del fuego y esperas a que se temple el aceite.
  4. El aceite de oliva es mejor que lo uses suave, para que no aporte mucho sabor. También puedes eliminar de la receta el paso de aromatizar el aceite, pero le da un toque muy rico al resultado final.

Vamos a hacer la masa de rosquillas esponjosas

  1. En un recipiente amplio pones el aceite de oliva, el anís, el azúcar, la levadura y los huevos y lo mezclas todo muy bien con unas varillas. Puedes hacerlo con batidora pero no es necesario.
  2. El objetivo del paso anterior es que no haya grumos de levadura y que el huevo esté bien repartido.
  3. A continuación añades toda la harina y lo mezclas todo bien hasta que te quede una masa lisa y sin grumos.
  4. Cuando la tengas preparada la dejas en el bol, tapada con un paño de algodón bien limpio durante un mínimo de 30 minutos.
  5. Pasado ese tiempo, la destapas y te untas aceite en las manos para que la masa no se te pegue.
  6. También pones aceite en la encimera o en el plato donde vayas a colocar las rosquillas antes de freirlas.
  7. Vas cogiendo pedacitos de masa y dándole forma de rosquilla.
  8. Puedes hacerlo de dos maneras:
  • Le das forma de cilindro alargado y después unes los extremos
  • Haces una bolita y le abres un agujero en el medio.

Conforme las hagas, las vas reservando.

Rosquillas fritas abierta

Como freír las rosquillas

  1. En una sartén pones abundante aceite de girasol y lo calientas a fuego medio-alto.
  2. No lo pongas demasiado fuerte porque las rosquillas tienen que hacerse por dentro. Si lo pones muy fuerte las quemarás por fuera y no estará la masa hecha en el interior.
  3. Una vez que estén fritas las sacas a un plato con papel absorbente.
  4. Mientras estén aún calientes las pasas por azúcar para que se quede pegado, si se enfrían el azúcar no se fijará en la rosquilla.
  5. ¡Disfruta de las rosquillas!

Como conservar las rosquillas fritas caseras

El mejor método para conservarlas blanditas y esponjosas es guardándolas en un recipiente hermético, tipo taper o tupper bien cerrado.

También puedes ponerla en una caja de lata sobre unas servilletas, pero acuérdate de taparlas muy bien.

 

Otras recetas que te gustan

Loading...

SUBIR