Gambas al Ajillo

La odioNo me gustaPsé... está bien¡Vaya pinta!¡Me encanta! (3,00/5)
Cargando…

Hoy os traigo unas deliciosas gambas al ajillo. Esta es una receta rápida, con ingredientes muy básicos y de preparación sencilla. La mayor dificultad que tendréis al prepararla será pelar las gambas.

El secreto de este plato reside en la calidad de los ingredientes, me explico: a mayor calidad, mejor resultado final. Exactamente lo mismo que te recomendé en el caso de los langostinos al horno ¿Te acuerdas?

Para preparar esta rica receta es necesario disponer también de unas buenas sartenes. Con el uso, se van deteriorando y pueden llegar a pegarse los alimentos, lo que resulta una catástrofe para el plato que estemos preparando. La presentación, aunque a veces se nos olvida, también es importante a la hora de llevar el plato a la mesa. En mi caso, he estado mirando estas sartenes de cocina woll a ver si me decidía a renovar algunas de las mías.

Al final, he hecho las gambas en una sartén y, después, las he puesto en las cazuelas de barro para llevarlas a la mesa ¡Me han quedado estupendas!

Precisamente en este plato de gambas al ajillo no se sabe que es lo más típico, si comerse las gambas en sí (con lo ricas que están) o el mojar el pan en el aceite con sabor a marisco, guindilla y ajo.

Espero que disfrutéis de una de las recetas de tapas más famosas de nuestra gastronomía. Las gambas al ajillo son junto con la ensaladilla rusa y los boquerones en vinagre de las tapas más consumidas en los bares del sur de España ¿Te animas a probarlas?

¡Vamos a la cocina!

Ingredientes para Gambas al Ajillo

Para 4 Personas

  • 500 g. de Gambas (Mejor si son grandes)
  • 10 Dientes de Ajo
  • 2 Guindillas Cayenas
  • Aceite de Oliva VE
  • Sal

Puedes ver este vídeo en YouTube y suscribirte para no perderte nada.

Preparación de las gambas al ajillo

Para hacer las gambas al ajillo lo primero que haremos será pelar las gambas cuidadosamente. Intentaremos que no se nos rompa ninguna y también procuraremos que no quede ninguna cáscara.

Reservamos nuestras gambas hasta el momento de necesitarlas.

En los ingredientes he puesto que lo mejor es que sean gambas de un tamaño considerable. Al preparalas van a perder agua y se nos harán más pequeñas, por lo que si las gambas de partida son pequeñas, va a quedar un tamaño demasiado chico. estarán buenas también, pero el plato será más vistoso si sigues este sencillo consejo.

gambas al ajillo enteras

Cocinado de las gambas al ajillo

A continuación pelaremos todos los dientes de ajo con la ayuda de un cuchillo y los iremos laminando con paciencia. También puedes usar un prensador de ajos, que es un aparato que te los pasa por unos agujeros y los deja totalmente machacados en un solo gesto. Personalmente prefiero laminarlos, pero este último método les aporta muchísimo sabor.

En una cazuela o sartén echaremos abundante aceite de oliva, el suficiente para cubrir el fondo. Es mejor ser generosos en este paso.

A continuación, pondremos el fuego al máximo e incorporaremos los dientes de ajo y dos cayenas. En caso de gustaros muy picante, podéis trocear las cayenas o echar alguna más, con eso picará bastante, os lo aseguro.

Rápidamente observemos que las láminas de ajo comienzan a dorarse, ese será el momento en el que añadiremos todas nuestras gambas y un poquito de sal. 

Con la ayuda de una cuchara de madera removeremos cuidadosamente las gambas, debemos intentar que no se nos rompan. Pasados 2-3 minutos, observaremos que la carne se pone blanca, eso es un indicador de que el plato ya está listo.

Gambas al ajillo cocinado

Emplatado de las gambas al ajillo

Con las gambas ya listas, retiraremos la sartén del fuego y emplataremos. A mi personalmente me gusta hacerlo en una cazuela de barro pero eso es completamente opcional.

Hay que servirlo inmediatamente, para que no se enfríen. ¡Cuidado de no quemarte!

gambas al ajillo-1

Otras recetas que te gustan

Loading...

SUBIR